Saltar al contenido

Cómo hacer un plan de negocios: 10 pasos para fijar objetivos empresariales

Uno de los factores más importantes a la hora de empezar un negocio es tener un plan de empresa sólido y bien redactado.

En esta guía repasamos los diez pasos sobre cómo hacer un plan de negocios sencillo, los tipos de planes empresariales y las mejores prácticas a aplicar. También incluimos un plan de marketing empresarial descargable para que este proceso sea aún más sencillo.

Empecemos hablando de cómo la redacción de un plan puede hacer que el proceso de creación de tu empresa sea más eficaz.

Los 30 mejores trabajos para ganar dinero extra en 2024

¿Por qué escribir un plan de negocios?

A continuación se enumeran las principales ventajas de crear un plan de empresa sólido:

  • Conseguir más fácilmente un crecimiento empresarial eficaz.
  • Comprender mejor a tus competidores y clientes.
  • Determinar la rentabilidad del negocio examinando el mercado y los datos financieros.
  • Convencer a los inversores potenciales para que inviertan capital en tu empresa.
  • Entender los posibles problemas.

Además de las empresas recién creadas, las grandes o pequeñas empresas existentes también pueden beneficiarse de un plan de negocio detallado.

Un negocio puede revisar su plan para ver qué objetivos se han cumplido y establecer otros nuevos para el desarrollo futuro o para redireccionar los objetivos y las metas.

Cuatro tipos de planes de negocio

Cada plan de negocio tiene un propósito diferente. Algunos guían a la empresa para atraer inversores, mientras que otros se centran en las ganancias a corto plazo. Por lo tanto, debes crear un plan de negocio que se corresponda con tu visión.

Aquí te presentamos cuatro tipos de planes de negocio y desglosamos cada uno de ellos.

Plan de negocio estándar

Un plan de negocio estándar abarca todas las áreas de la empresa. Se dirige tanto a las partes internas como a las externas, como empleados, posibles inversores y proveedores. Es el modelo de negocio más versátil de todos.

Más adelante hablaremos de los elementos de un plan de empresa estándar con más detalle. En general, debe contener lo siguiente

  • Resumen ejecutivo: abarca un esquema de las características esenciales de la empresa. El resumen también puede servir de plantilla para el plan de negocio.
  • Descripción de la empresa: proporciona información sobre el propósito y los objetivos de la empresa. La descripción de la empresa suele ir después del resumen ejecutivo.
  • Estudio de mercado: analiza los perfiles de los clientes objetivo, el potencial del mercado y los competidores.
  • Organización y equipo directivo: presenta a los miembros del equipo y las competencias y responsabilidades individuales en la empresa.
  • Productos y servicios: describe los productos y servicios ofrecidos y cómo pueden competir en el mercado.
  • Plan de operaciones: proporciona información sobre las actividades diarias y cómo se van a entregar los productos y servicios a los clientes.
  • Plan de marketing: especifica las estrategias de marketing que utilizarás para promocionar los productos y servicios entre los clientes.
  • Plan financiero: muestra las proyecciones financieras y los supuestos para el rendimiento ideal del negocio.
  • Apéndice: contiene información adicional que apoya la idea principal del plan de negocio.

Plan de negocio Lean Startup

El plan de negocio «lean» utiliza un formato más sencillo para plasmar su plan de negocio. Es más breve que el plan de negocio estándar, ya que sólo destaca las estrategias, los hitos y las cifras esenciales.

Este tipo de plan de negocio es útil para seguir el crecimiento de una empresa pequeña. Puedes hacer un seguimiento de las cifras y los hitos del rendimiento de tu empresa, y luego compararlos con las proyecciones de un informe financiero.

Tiene cuatro elementos esenciales:

  • Los principios rectores: una breve descripción del mercado objetivo, la identidad de la empresa y los objetivos empresariales para poder hacer un seguimiento.
  • Estrategia de ejecución: enumera las estrategias operativas, como los planes de promoción, las campañas en las redes sociales y la planificación de la producción.
  • Medición de los resultados: define los parámetros que se utilizarán y las cifras previstas. Esta información puede proporcionarse mediante KPI y OKR.
  • Números importantes: especifica el plan financiero básico, como las proyecciones de ventas, las asignaciones presupuestarias y el flujo de caja previsto.

Existen varias plantillas de planes de negocios que te ayudarán a elaborar uno para tu empresa. Una de las plantillas más famosas es el Business Model Canvas de Alex Osterwalder, que traza un mapa de tu negocio en una sola página con nueve componentes.

¿Por qué utilizar The Business Model Canvas?

Plan de negocio resumido

Este plan de empresa consta de una sola página. Condensa toda la información esencial de un plan de empresa estándar en un resumen informativo.

A pesar de su similitud con un plan de negocio lean de una sola página, ambos modelos tienen una diferencia distintiva.

En primer lugar, un plan de negocios resumido utiliza resúmenes estructurados y redactados para explicar el negocio. Un plan de negocios lean se salta eso y utiliza listas, tablas o viñetas.

En segundo lugar, un plan de negocio resumido se utiliza sobre todo para presentar una empresa a partes externas, como inversores, bancos o socios potenciales. 

En cambio, un plan de negocio lean se emplea principalmente para el seguimiento del crecimiento interno.

Plan de negocio completo

Un plan de negocio completo suele tener como objetivo conseguir financiación. 

De ahí que haga mucho hincapié en el aspecto financiero de la empresa, sin dejar de lado otros elementos como el resumen ejecutivo, la oportunidad de mercado y la explicación del producto.

Los detalles financieros que debe contener un plan de negocio completo son:

  • Datos financieros actuales: describen los resultados financieros recientes de la empresa. Deben ser totalmente transparentes, ya que los inversores y acreedores quieren tener una imagen completa de la empresa.
  • Declaraciones financieras proyectadas: estima las ventas, los gastos y el flujo de caja futuros. Este detalle es vital sobre todo para una empresa nueva que aún no tiene ingresos que mostrar.
  • Requisitos del préstamo: una descripción detallada de la financiación actual necesaria y de los requisitos futuros del préstamo. Tienes que explicar por qué necesitas una determinada cantidad de capital basándote en tus proyecciones financieras.
  • Planes de gasto: una explicación de cómo vas a gastar los fondos. Los inversores y prestamistas evaluarán si tienes un buen plan de gastos que pueda generar rentabilidad y una alta probabilidad de reintegro.
  • Planes de pago de los préstamos: describe tus planes de pago para los préstamos actuales y futuros.

¿Cómo hacer un plan de negocios en 10 pasos?

Un buen plan empresarial suele incluir varios componentes importantes. En esta sección, te guiaremos a través de diez de ellos para ayudarte a redactar y estructurar tu plan de negocios efectivamente. 

1. Crea un resumen ejecutivo

Un resumen ejecutivo es una visión general de tu plan de empresa que permite a los lectores identificar rápidamente la idea principal. Va primero después de la portada y debe contener toda la información esencial del plan empresarial en una o dos páginas.

Leer  Cómo ganar dinero por internet: 40 ideas probadas

Es fundamental escribir un buen resumen ejecutivo, ya que a menudo es la parte que puede ser la puerta a una oportunidad. Los inversores y los ejecutivos suelen examinar el resumen ejecutivo para decidir si deben profundizar en el plan de negocio o alejarse.

Para escribir un resumen ejecutivo, incluye la siguiente información:

Visión general del negocio

Empieza a redactar el resumen explicando el concepto de tu empresa. Describe de forma concisa el producto o servicio que vas a ofrecer. Asegúrate de destacar qué demanda satisface el producto o servicio: esto suele denominarse propuesta de valor.

Además, un resumen del negocio debe explicar brevemente cómo te diriges a un mercado viable y cómo este puede mejorar la calidad de vida de las personas. Además, menciona si fabricas productos o los subcontratas a proveedores.

Oportunidades de mercado y competencia

En esta sección del resumen ejecutivo, añade el análisis de mercado de tu empresa.

Escribe sobre tu mercado objetivo y sé específico. Describe minuciosamente tu público objetivo y explica por qué lo has elegido por encima de otros.

Por ejemplo, si vendes pan, explica a qué zona o clase económica vas a venderlo, ya que influirá en tus estrategias de venta y en los costes de promoción.

También te recomendamos que cubras el volumen de mercado en profundidad para ayudarte a prever el potencial de volumen de ventas.

A menudo hay diferentes grupos de personas dentro del mercado objetivo al que dirigirse. Identifica los segmentos de mercado y elige en cuáles te vas a centrar. Averigua sus problemas y cómo pueden resolverlos tus productos y servicios.

Busca competencia en el mercado. Si hay empresas establecidas que se dirigen al mismo segmento de clientes que la tuya, explica las diferencias clave que te harán destacar.

Proyecciones financieras

Las proyecciones financieras consisten en explicar de forma concisa tus fuentes de ingresos y tu estructura de precios. Además, muestra las cifras de ventas, gastos e ingresos previstos para tener una visión general de tu rendimiento financiero proyectado.

También puedes mencionar el capital necesario y cómo vas a financiar el negocio. Si buscas financiación externa, éste es el momento de explicar cuánto dinero necesitas y cómo lo devolverás en el futuro, ya sea capital o dinero de la empresa.

Hitos y proyecciones de crecimiento

El último elemento del resumen ejecutivo es tu visión de futuro una vez que la empresa crezca. Si es para un negocio ya establecido, enumera los hitos de la empresa.

La proyección de crecimiento futuro debe contener un plan para ampliar la empresa. Esto incluye abrir nuevas sucursales, captar nuevos clientes o crear nuevos productos. El propietario de una pequeña empresa puede utilizarlo para controlar su crecimiento. 

2. Escribe una descripción del negocio

Una descripción de negocio contiene información básica sobre tu negocio, incluidos sus principales productos y servicios, visión y misión, y cualquier otra cosa que haga única a la empresa.

La visión debe contener el propósito y la ambición de tu empresa. Por su parte, la misión debe reflejar lo que harás para alcanzar esa ambición.

Estos elementos ayudan a alinear a todos los miembros del negocio hacia el mismo propósito. La misión también desempeña un papel vital en la configuración de la estrategia empresarial para alcanzar las metas. 

Esta sección también puede incluir la historia de tu empresa. Asegúrate de incluir los detalles que añadan un contexto importante a la planificación. 

3. Incluye objetivos empresariales

El siguiente paso es incluir tus objetivos empresariales y el tiempo que tardarás en alcanzarlos. Puedes establecer objetivos generales o dividirlos en departamentos, como objetivos de marketing, finanzas u operaciones.

Supongamos que tienes una empresa de consultoría de emprendimientos y quieres aumentar el número de tus clientes.

Para lograr este objetivo, utiliza el marco SMART para ayudarte a seguir el progreso:

  • Específico (S): limita el objetivo para una planificación más centrada. En este caso, propón una cifra, por ejemplo, 50 clientes nuevos.
  • Medible (M): define las métricas que determinarán tus avances y logros. Para este objetivo, cuenta sólo los clientes que hayan firmado un acuerdo o que ya hayan pagado.
  • Alcanzable (A): debes ser capaz de alcanzar el objetivo basándote en los datos y cifras recopilados. Cincuenta clientes nuevos no es un objetivo demasiado ambicioso si tienes un equipo capaz.
  • Relevantes (R): cada objetivo debe ayudar a lograr la visión y la misión del negocio. Adquirir nuevos clientes es vital para el crecimiento de una empresa de consultoría.
  • Basado en el tiempo (T): establece el plazo en el que quieres alcanzar el objetivo. Por ejemplo, dale a tu pequeña empresa un trimestre para encontrar 50 clientes.

4. Describe tu producto o servicio

En tu plan de negocio, la sección de productos y servicios debe centrarse en la idea general y las características de lo que ofreces.

Escribir una buena descripción del producto es crucial para ayudar a los lectores a entender qué hace el producto y qué lo hace único. 

Comienza la sección explicando cómo los productos y servicios satisfarán las necesidades del mercado objetivo. Incluye características y ventajas, pero no profundices demasiado en las especificaciones técnicas.

En su lugar, puedes poner información más detallada en el apéndice. Además, evita utilizar jerga técnica para facilitar la comprensión del texto.

Otro aspecto vital que debes cubrir es qué hace que tus productos y servicios sean diferentes de los de la competencia. Si tus productos tienen características distinguibles, incluye su desglose en esta sección.

Otra posibilidad es que vendas productos similares a un precio competitivo. Explora cómo puedes ofrecerlos a un precio más bajo. Por ejemplo, puedes conseguir que el proceso de producción sea más eficiente o abastecerte de materias primas de proveedores más baratos.

5. Realiza un análisis de mercado

Un análisis de mercado es una parte fundamental de la plantilla de un plan de negocio. Durante esta fase, tendrás que realizar un estudio de mercado.

Esto implica recopilar información sobre tus clientes potenciales y sus comportamientos, así como sobre los competidores, para ayudar a sentar las bases de tus estrategias empresariales.

Definir el mercado objetivo

El primer paso es delimitar el segmento de mercado al que quieres dirigir tu negocio. Esto te ayudará a comprender mejor las características del mercado para que puedas desarrollar planes de marketing y ventas adecuados.

Definir el mercado objetivo también te proporcionará la información necesaria para establecer relaciones sólidas entre la empresa y el cliente.

Para ello, intenta averiguar quiénes son tus clientes potenciales prestando atención a los siguientes factores:

  • Ubicación geográfica: elige la zona en función del alcance de las operaciones de tu empresa.
  • Grupo de edad: esto es importante si vendes productos dirigidos a un grupo de edad específico, como alcohol, ropa de negocios o juguetes.
  • Nivel de ingresos: este factor determina el grupo demográfico que encajará en el rango de precios de tus productos. Ten en cuenta que el nivel de ingresos puede verse afectado por características geográficas y demográficas, como la edad y el sexo.

Para un modelo de empresa a empresa (B2B), puedes definir a tus clientes potenciales por su ubicación geográfica, sectores, perfiles de empresa y relevancia.

Volumen y tendencias del mercado

Al definir el tamaño del mercado, tienes que investigar el número potencial de clientes. De ese modo, tendrás una mejor idea de la capitalización del mercado para tu nicho.

Además, averigua las últimas tendencias de ese mercado. Por ejemplo, puedes examinar si la demanda de tus productos está relacionada con un auge de la migración a tu zona de operaciones.

Análisis competitivo y análisis del entorno

Tras identificar el mercado objetivo, es hora de explorar a tus competidores y tu posición realizando un análisis competitivo.

Céntrate en tus competidores directos: otras empresas que venden productos similares o se dirigen al mismo grupo demográfico. Una vez que hayas enumerado a todos los competidores, realiza un análisis competitivo comparando tu negocio con ellos e identificando tus puntos fuertes y débiles.

Leer  ¿Qué es el Dropshipping y cómo comenzar?

Para presentar este análisis, utiliza el modelo DAFO: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

1714798036 815 Las 18 principales tendencias en eCommerce que debes conocer en

Los puntos fuertes y débiles representan la condición interna de tu empresa en relación con otras empresas. Por ejemplo, si dispones de tecnología para producir bienes de forma más eficiente, esto puede considerarse un punto fuerte.

Por el contrario, si los competidores tienen empleados más experimentados, puedes considerar tu falta de experiencia como tu debilidad. Esto se convertirá en su ventaja competitiva sobre tu negocio.

Conocer las ventajas competitivas de tus competidores te permitirá comprender mejor cómo puedes posicionar tu producto o servicio.

Basándote en el ejemplo anterior, destacar la tecnología avanzada de tu empresa en tu posicionamiento pondrá de relieve lo que le falta a tu competidor.

También podrás enfrentarte preventivamente a los empleados experimentados de tu competidor llevando a cabo programas de formación para tu equipo.

A continuación, analiza el entorno del mercado: mira qué oportunidades puedes aprovechar y si hay amenazas que tengas que prevenir. 

Las oportunidades pueden incluir normativas gubernamentales favorables o tendencias positivas del mercado, mientras que las amenazas pueden adoptar la forma de competidores emergentes.

Estos análisis serán útiles para crear esfuerzos de marketing y planificación estratégica del negocio en general.

6. Delinea la gestión y la organización

En esta sección del plan de negocio, tienes que presentar tu estructura legal: el equipo, el papel y las responsabilidades de cada miembro y cómo organizas a todos para lograr tus objetivos empresariales.

Crea una biografía corta de cada miembro del equipo y destaca su experiencia. Si acabas de poner en marcha una pequeña empresa, no te preocupes por las lagunas en el equipo directivo. Es mejor tener a una persona que trabaje de acuerdo con su experiencia que contratar a alguien porque sí.

Esta práctica puede indicar la madurez de tu plan de empresa y abrir más oportunidades para encontrar a la persona adecuada que se una a tu equipo.

No te obligues a definir el equipo directivo utilizando títulos de nivel C como CEO, CMO y CFO. Aunque es tentador tener esos cargos, puede que no sea la forma más eficaz de dirigir una startup.

Una vez que hayas dividido las responsabilidades de los miembros del equipo, prepara una explicación de tu estructura organizativa, si procede. Aunque puedes poner el organigrama en el apéndice, tienes que definir el flujo directivo de los miembros de tu equipo de arriba abajo.

Eres libre de elegir una estructura horizontal o vertical y cómo dividir las funciones en tu empresa. Lo fundamental es que sirva de apoyo a las operaciones para alcanzar los objetivos de negocio.

7. Crea una estrategia de marketing

En este paso, tienes que desarrollar una estrategia de marketing y ventas para promocionar tu negocio entre los clientes.

Posicionamiento

El posicionamiento del producto es el proceso de desarrollar una percepción pública de tu producto o servicio. Hacerlo es especialmente importante si muchos productos similares saturan tu mercado objetivo.

Los clientes compararán tus productos con los de la competencia y buscarán cualquier factor único. Tu objetivo es distinguir el tuyo de la competencia dando una asociación que se adhiera a tu marca.

Ejemplos de palabras de moda comunes para el posicionamiento son asequible, fiable, resistente y sencillo. Puedes elegir cualquier adjetivo que se ajuste a tu producto y a tus objetivos empresariales.

Precios

Tras definir la posición de tu producto en el mercado, tienes que desarrollar una estrategia y un modelo de fijación de precios.

Hay dos reglas fundamentales que debes seguir. En primer lugar, debes cubrir el coste del producto para el cliente. Después, debes ajustar el precio al mercado elegido.

Hay tres enfoques para determinar el precio ideal:

  • Precio de coste incrementado: establece el precio determinando los costes iniciales y luego aumentándolos.
  • Precios basados en el mercado: comprueba el mercado y mira qué precios ofrece la competencia. Averigua cuál es la media del sector en cuanto al precio del producto. En función de tu posicionamiento, sitúa tu precio en el extremo superior o inferior del mercado.
  • Precios basados en el valor: el precio viene determinado por el valor que ofreces a los clientes potenciales. Por ejemplo, puedes vender un producto de limpieza que puede ahorrar 10$ y ponerle un precio de 8$.

Promoción

Hoy en día hay muchas opciones para anunciar tus productos y servicios. Los medios van desde los canales tradicionales, como las vallas publicitarias y las revistas impresas, hasta los canales digitales, como las plataformas de redes sociales.

Para determinar qué canales de marketing debes utilizar, examina los perfiles de tus clientes. Cada grupo demográfico tiene sus preferencias, así que asegúrate de tenerlas en cuenta a la hora de elegir una plataforma a través de la cual anunciar tu negocio.

A continuación, crea un plan de marketing para convencer a tus clientes de que compren tus productos. Aunque las promociones de ventas se consideran una estrategia a corto plazo e ineficaces para fidelizar a los clientes, pueden impulsar las ventas.

Estos son algunos planes de promoción de ventas que puedes probar:

  • Productos de prueba: ofrece una prueba gratuita para que los clientes puedan probar tus productos. Este método es frecuente entre las empresas de software.
  • Paquetes: vende productos combinados como un paquete a un precio inferior en comparación con la compra de cada uno por separado.
  • Descuentos: ofrece una reducción de precio a los compradores habituales o durante una temporada festiva.
  • Productos por tiempo limitado: lanza productos que sólo estén disponibles durante un breve periodo de tiempo. Esta estrategia de ventas aprovecha la sensación de urgencia y escasez para atraer ventas.

Canal de ventas

Un canal de ventas es la forma en que harás llegar tu producto o servicio al mercado para que los clientes puedan comprarlo. En general, los canales de venta pueden dividirse en dos categorías: directos e indirectos.

Un canal de venta directa significa que tu empresa vende productos directamente a los clientes. Puedes hacerlo a través de la venta personal, tiendas minoristas de marca o el sitio web de comercio electrónico de la empresa.

Por otro lado, un canal de ventas indirecto es cuando utilizas intermediarios como un minorista o un mercado online para vender tus productos. Para las empresas B2B, los representantes comerciales suelen convertirse en intermediarios entre las empresas.

Tu canal de ventas ideal depende del tipo de productos que vendas y de tu mercado objetivo. Por ejemplo, si vendes un producto básico para un mercado amplio, quizá quieras utilizar varios canales de venta para llegar a más clientes.

8. Haz un plan logístico y operaciones

Un plan logístico y operativo contiene un desglose de tus métodos de funcionamiento de la empresa, incluido cómo entregas los productos y servicios a los clientes. Puede abarcar el equipo que necesitas para dirigir el negocio, el flujo operativo detallado y los requisitos legales.

Esto varía mucho en función del tipo de negocio que tengas. Por ejemplo, las tiendas online pueden centrarse más en las infraestructuras digitales, como el alojamiento web, que en las necesidades de la tienda física.

Dicho esto, aquí tienes tres elementos principales que debes cubrir en el plan logístico y operativo:

Gestión de instalaciones

En primer lugar, especifica las instalaciones que necesitas para dirigir el negocio. Esto incluye el equipo que ya tienes y todo lo que aún tienes que adquirir. Asegúrate de mencionar cómo vas a obtenerlo todo. Por ejemplo, alquilarías el equipo o comprarías los activos.

No olvides justificar por qué esas instalaciones son esenciales y por qué las adquieres de una determinada manera. Por ejemplo, adquirir un equipo caro puede ser vital para tu producción porque ninguna empresa de alquiler alquile esa máquina.

Operaciones diarias

Leer  Cómo vender fotos online: dónde vender y mejores prácticas

Cubre cómo llevas a cabo las actividades diarias, como los métodos de producción o servicio, el control de inventarios, la gestión de la cadena de suministro y el mantenimiento de las instalaciones.

Si obtienes productos de proveedores, explica el proceso de cumplimiento y entrega de pedidos.

Alternativamente, si tu empresa realiza la fabricación por su cuenta, el plan de negocio debe contener un método de producción detallado. Asegúrate de explicar cómo obtienes las materias primas, las transformas en productos y los entregas.

Asegúrate de anotar el tiempo que transcurre entre la adquisición de las materias primas y el final de la producción. Hacerlo indicará que tu proceso de producción está bien planificado.

Ten en cuenta que a veces debes mencionar las tareas diarias de mantenimiento de las instalaciones. Por ejemplo, si tienes un negocio de restauración, debes limpiar a diario la cocina y las zonas de comedor para mantener los niveles de higiene y calidad.

Requisitos legales

Si la región en la que operas exige un permiso de actividad, debes presentarlo aquí. Define cómo cumple tu actividad toda la legislación necesaria en tu sector, como la normativa sanitaria o medioambiental.

9. Crea un plan financiero

Elaborar un plan financiero es una de las partes más importantes de la redacción de un plan de empresa.

Las proyecciones financieras empresariales muestran la viabilidad de la empresa y las áreas que puedes mejorar. Incluye los márgenes de beneficio previstos para ofrecer claridad a los inversores sobre lo rentable que será tu empresa.

Un plan financiero consiste generalmente en la proyección de la empresa para los primeros 12 meses, seguida de proyecciones anuales para los próximos tres a cinco años. Si la empresa ya está en marcha, esta sección debe incluir los estados financieros recientes.

Hay varios estados financieros que debes añadir a tu plan de negocio:

  • Balance: una visión general de la salud financiera de la empresa. El balance nombra el activo, el pasivo y los fondos propios.
  • Proyección de ventas: una previsión general de cuántas ventas puedes hacer. También puedes incluir el Coste de los Productos Vendidos (COGS) para hacerte una idea de cuánto beneficio bruto obtienes de cada categoría de productos.
  • Cuenta de resultados: esta cuenta mostrará si tu negocio tendrá beneficios o pérdidas. La cuenta de resultados toma las cifras de la proyección de ventas y las combina con otros gastos de la empresa, produciendo los ingresos netos.
  • Estado de flujo de caja: no confundir con una cuenta de resultados, los estados de flujo de caja registran los flujos de entrada y salida. Su finalidad es mostrar cuánto dinero en efectivo pasa por tu empresa. El estado de flujo de caja también indica la salud financiera y ayuda a planificar los gastos futuros, ya que puedes proyectar de cuánto dinero dispondrás en ese momento.
  • Análisis del punto de equilibrio: para una nueva empresa, el análisis del punto de equilibrio mostrará las ventas necesarias para ser rentable con unos costes variables y fijos determinados. También ayuda al negocio a fijar un objetivo de rendimiento de ventas.

Predecir las finanzas de tu empresa en el futuro requiere hacer algunas suposiciones.

Enumera todas las deducciones que utilizas para saber en qué circunstancias tu empresa puede seguir estas proyecciones. Por ejemplo, puedes suponer que las tendencias del mercado seguirán siendo las mismas durante los próximos años o que aumentará la demanda de determinados productos.

10. Incluye información adicional en el apéndice

Cualquier componente adicional que pueda ayudar a aclarar o enfatizar las secciones anteriores del plan de negocio debe añadirse en el apéndice. Algunos datos que puedes añadir al apéndice son:

  • Organigramas
  • Documentación de productos o instalaciones
  • Información sobre estudios de mercado
  • Proyecciones financieras adicionales
  • Acuerdos legales
1714798036 815 Las 18 principales tendencias en eCommerce que debes conocer en

Buenas prácticas para redactar un plan de negocio

Además de conocer las partes esenciales de un buen plan empresarial, también es importante comprender las mejores prácticas a la hora de redactar uno. Veamos cinco consejos útiles para optimizar tu plan.

Comprende la finalidad de tu plan

Tener claro por qué elaboras un plan de negocio es crucial en el proceso de redacción. Puedes escribir un plan para atraer inversores o para dar instrucciones a tu equipo interno: cada propósito te llevará a un tipo de presentación diferente.

Tener bien claro el propósito inicial te da una base sólida sobre qué información presentar y un alcance claro de tu investigación. Te ayuda a evitar descarrilarte y a que tu plan de empresa sea más conciso.

Mantenlo claro

Recuerda utilizar siempre una redacción concisa y clara, y evitar el uso de jerga técnica en tu plan. Esto ayuda a las partes interesadas a entender mejor tu plan de negocio y evita cualquier malentendido.

Valora y ten en cuenta el tiempo de tu público evitando que tu plan sea prolijo. Algunos consejos para que tu redacción sea más clara y concisa son:

  • Elimina las palabras y frases innecesarias.
  • Intenta utilizar la voz activa.
  • Utiliza un lenguaje directo.
  • Presta atención a la longitud y estructura de las frases.

Revisalo

Como la redacción de un plan de empresa es un proceso complejo, debes dejar algo de tiempo para corregir y volver a comprobar los detalles.

Dedica un tiempo a abordar el plan como lector y no como escritor. Esto puede ayudarte a identificar errores que antes podrías haber pasado por alto. También puedes pagar un servicio de corrección profesional para garantizar una mejor calidad de redacción de tu plan de negocio.

Alternativamente, utiliza herramientas de corrección para comprobar si hay errores gramaticales.

Utiliza tablas y gráficos

Las representaciones visuales, como tablas y gráficos, pueden mejorar enormemente la presentación de los datos en un plan de empresa. Pueden ayudar a condensar una gran cantidad de información y comunicarla de forma más clara y comprensible.

Como hay muchos tipos de diagramas y gráficos, la clave está en elegir el adecuado para visualizar tus datos. Por ejemplo, los gráficos de barras son buenos para resaltar las diferencias entre elementos, mientras que los gráficos de líneas son perfectos para visualizar los cambios a lo largo del tiempo.

Tipos de gráficos y tablas

La mayoría de los programas informáticos de tratamiento de datos ofrecen la posibilidad de convertir tus datos en gráficos y diagramas con unos simples clics. Algunas de las herramientas más populares para ello son Microsoft Excel, Google Sheets y Tableau.

Sé objetivo durante la investigación

Normalmente, los nuevos empresarios sólo presentan los aspectos positivos al redactar sus planes de empresa. Sin embargo, los inversores suelen querer ver cómo puedes predecir e identificar diversas posibilidades negativas en tu negocio.

No tengas miedo de presentar los aspectos negativos que encuentres durante tu investigación. 

Esto puede incluir la investigación de mercado, la planificación financiera o el diseño del producto. Sin embargo, recuerda proponer soluciones prácticas a estos problemas para demostrar a los inversores que estás preparado para cualquier resultado posible.

Conclusión

Tener un plan de negocio es crucial cuando se planea mejorar una empresa ya establecida o crear una nueva. Este crea una hoja de ruta para tus operaciones y directrices para el equipo. También puede ayudarte a atraer a posibles inversores y capitalistas de riesgo.

Recapitulemos los diez pasos para redactar un plan de empresa con éxito:

  • Crea un resumen ejecutivo
  • Escribe una descripción de la empresa
  • Incluye objetivos empresariales
  • Esboza la estructura de gestión y organización
  • Describe tus productos y servicios
  • Realiza un análisis de mercado
  • Crea un plan de marketing
  • Haz un plan logístico y operativo
  • Redacta el plan financiero
  • Incluye el apéndice

Como hay varios tipos de plan de empresa, asegúrate de elegir el que más se ajuste a tu visión. Siempre que aportes la información necesaria e incluyas todos los elementos clave, tu plan de empresa debería ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Ahora que has aprendido a redactar un plan de negocio, es hora de que empieces a redactar uno tú mismo.

1714798036 815 Las 18 principales tendencias en eCommerce que debes conocer en

Plan de negocios – Preguntas frecuentes

Aquí algunas de las preguntas más comunes sobre cómo hacer un plan de negocio paso a paso. 

¿Qué extensión debe tener un plan de negocio?

Un plan de empresa sólido debe ser conciso y fácil de hojear. La extensión ideal debe ser de unas 15 a 25 páginas para el contenido principal. Puedes incluir cualquier información o documento adicional en los apéndices.

¿Es importante el orden de tu plan de empresa?

En general, es importante prestar atención al orden y la disposición de tu plan. Esto puede ayudar a los lectores a comprender más fácilmente el contenido de tu plan de negocio. 

Aunque no hay normas estrictas en cuanto al diseño, puede ser útil consultar plantillas como ejemplo.

Author

Diego es comunicador social, especialista en publicidad digital que trabaja constantemente en mejorar sus conocimientos de marketing digital, enfocándose en contenido y SEO. Idiomas, series, libros y cursos en internet son sus hobbies principales, además de los deportes. Este es su perfil de
LinkedIn.

Compartir

Deja una respuesta